El cáncer y los tratamientos más comunes.

6 de junio, 2019

Muchos de mis pacientes, cuando acuden a la consulta, dejan en evidencia sus inquietudes respecto a los tipos de tratamiento existentes para quienes son diagnosticados como pacientes con cáncer. Así, en afán de ampliar respuestas a sus inquietudes, que al final de cuentas son las mismas que poseen los familiares o amigos de un paciente oncológico, me he permito enlistar a continuación los tipos de tratamientos más comunes que existen para el cáncer, dejando claro que sus aplicaciones dependen de la realidad individual de cada paciente.

La Cirugía

 Muchas personas con cáncer se someten a una cirugía, especialmente si el cáncer parece estar restringido a una zona específica (localizado). Se puede utilizar la cirugía para extirpar tumores junto con cualquier tejido alrededor que pudiera contener células cancerosas.  Algunas veces es difícil determinar el alcance de la cirugía que se necesita hasta que el cirujano tiene la oportunidad de ver la extensión del cáncer durante la operación. La cirugía ofrece la mayor probabilidad de cura para muchos tipos de cáncer y será mucho más efectiva si el tumor no se ha propagado hacia otras áreas. Se apoya de procedimientos complementarios como la radioterapia y quimioterapia.

Radioterapia

 Al igual que la cirugía, se usa principalmente para tratar cánceres localizados. Aquí, la radiación destruye o daña las células cancerosas para impedir su crecimiento, pudiendo usarse por sí sola o en conjunto con la cirugía o quimioterapia. Más de la mitad de todas las personas con cáncer reciben tratamiento de radiación en alguna ocasión, pudiendo aplicarse de dos maneras: dirigiendo rayos de alta energía desde una máquina (radiación externa) o por medio de implantes que se colocan en el cuerpo, cerca del tumor.  Sus efectos más comunes son: agotamiento, cambios en la piel del área tratada y pérdida de apetito. Otros efectos secundarios por lo general se relacionan con el tratamiento de áreas específicas, por ejemplo: pérdida del cabello después de un tratamiento de radiación en la cabeza.

Quimioterapia

 Consiste en tratar el cáncer con medicamentos de acción fuerte que por lo general se inyectan a las venas o se administran oralmente; en la mayoría de los casos se emplea más de un medicamento de quimioterapia. A diferencia de la radioterapia o la cirugía, los medicamentos quimioterapéuticos pueden tratar el cáncer que se ha propagado, ya que viajan por todo el torrente sanguíneo.